Reseña Cruella Por Nicolás Casanova (@nicocasanova_s)

Continuando con el plan de versionar en acción real todos los clásicos animados y deconstruir a sus villanos, Disney ha apostado en esta oportunidad a contar los antecedentes de la genio de la moda Cruella de Vil (Emma Stone), relegando el protagonismo de los adorables dálmatas, a una audaz diva de la moda con una suerte de Miranda Priestly con vestigios del Joker.

En un principio cuando Disney anunció la película y el nombre de Emma Stone como protagonista, de inmediato pensé sí la actriz ganadora del Oscar por La La Land en 2016 iba a poder llenar los zapatos de Glenn Close y su maravillosa e icónica interpretación de Cruella de Vil en la versión de acción real 101 dálmatas de 1996.  Y lo cierto es que Emma Stone hace un estupendo trabajo y las dinámicas que sostiene su personaje con su diabólica mentora Baronesa von Hellman (Emma Thompson) y sus compañeros de cuadrilla Jasper (Joel Fry), Horace (Paul Walter Hauser) y la incorporación de Artie (John McCrea) hacen de la cinta una experiencia verdaderamente entretenida.  Cabe anotar que Glenn Close hizo parte de esta nueva entrega como productora ejecutiva.

Uno de los elementos más destacados de la cinta es su banda sonora, que cuenta con canciones de artistas como The Rolling Stones, Iggy Pop, The Clash, Bee Gees, Queen, entre otros.  Y aunque hacen parte de la diversión de la película, parece demasiado invasiva por momentos.

Aprovechando el movimiento punk-rock de los años 70 en Londres, el diseño de producción de la película es absolutamente alucinante.  Los vestuarios, a cargo de Jenny Beavan (Mad Max: Fury Road) se vuelven icónicos en el instante que aparecen en pantalla y las apariciones de estos vestuarios dentro de las escenas, son ingeniosamente presentados.

La película puede pecar de infantil, algunos giros en la trama pueden resultar dignos de telenovela, algunas resoluciones risibles, así como sus animales en CGI, pero al final Cruella es un largometraje entretenido, sus personajes son absolutamente carismáticos y la química de los actores es uno de sus puntos fuertes.  Por otro lado, la cinta es una apropiada introducción a las nuevas audiencias de uno de los personajes antagónicos más populares de Disney y al mismo tiempo, tiene elementos cargados de nostalgia, que hacen que las personas que crecieron con la versión animada y la de acción real, encuentren en Cruella un regocijo de diversión en familia.